Desarrollar una estrategia de marketing no basta con segmentar a tu público y crear contenidos, tienes que saber cómo conectar con tu audiencia. El marketing emocional te ayudará a sacar la parte humana de tu marca. Sigue leyendo y descubre cómo lograrlo:

¿Qué es el marketing emocional?

Antes de darle una definición, es necesario dejar en claro que este tipo de marketing es una herramienta de venta, pero no es su objetivo principal.

El marketing emocional se centra en desarrollar estrategias que creen un vínculo afectivo con un mensaje, un arte o el contenido que generes para que logre llegar al subconsciente y despierte los sentimientos de tu público objetivo. De esta manera, generas una imagen más humana de tu empresa.

Gracias a los avances tecnológicos y a la aparición de diversas plataformas digitales, los dichos como: “el cliente tiene la razón” o “al cliente lo que pida” cada vez toman más fuerza. Esto debido a que, en el mundo digital, los clientes tienen la capacidad de viralizar una marca o desprestigiarla en cuestión de minutos.

Por ello es necesario dejar atrás la comunicación unidireccional que durante años transmitía mensajes sin tomar en cuenta el sentir de su público y comenzar a trabajar en mensajes bidireccionales, que sean especializados en tocar las emociones y experiencias de vida de los clientes.

Es decir, los seres humanos nos movemos la mayoría del tiempo por nuestras emociones, de esta manera, si el cliente se siente conectado con un producto o servicio lo comprará. Así mismo, las emociones generadas por nuestro contenido desencadenarán comentarios, reacciones y recomendaciones del cliente.

En resumen, podemos decir que el marketing emocional trabaja directamente sobre las emociones, buscando establecer un vínculo afectivo con los clientes o usuarios y centrándose en hacer que las personas conecten con los valores humanos de la empresa.

¿Cómo puedo aplicarlo a mi marca?

Trabajar el marketing de emociones es muy sencillo, pero tienes que tener en cuenta varios aspectos. Por ejemplo:

  • Para crear tu estrategia es necesario que tengas muy en claro cuál es el público al que le quieres llegar. Cuál es su edad, dónde viven, cuáles son sus intereses y trabajar un poco con la psicología para descubrir por cuáles experiencias a traviesan a esa edad o qué emociones debes enfocar a ellos.
  • Después, es necesario que encuentres qué emociones vas a trabajar y cómo se relaciona con tu producto o servicio, a la vez, de encontrar como esa misma emoción va a generar interés en lo que ofreces.
  • Una vez que tengas esos elementos, debes encontrar todos los recursos para desarrollar tus contenidos, es decir, qué colores debo utilizar según la psicología del color, qué tipo de imágenes va acorde a lo que quiero transmitir y cómo debo redactar el copy para que dé énfasis al mensaje que quiero mandar.

Para darte una idea más clara, te dejamos unos ejemplos de este tipo de campañas:

La primera es de una empresa internacional de bebidas embotelladas, la cual tiene muy claro las emociones que trabaja y la forma de “vender” su producto:

Así mismo, esta marca es una bomba de emociones, desde sus películas, series, mercancía y por supuesto sus parques temáticos, sin duda un gran ejemplo del marketing emocional:

Como podrás darte cuenta, en estas campañas jamás aparece una venta directa del producto o servicio, si no, las experiencias o sentimientos que el producto genera, de esta forma se logra conectar con la parte sensible del cliente y se le da razones para consumir lo que ofreces.

Recuerda que hoy en día, es primordial trabajar con los valores de tu empresa y saber cómo llegarles a tus clientes.

Ventajas del Marketing emocional

1) Tus campañas tendrán mayor impacto en las plataformas digitales, al trabajar con emociones es mucho más fácil que tu público encuentre motivos para compartir, reaccionar y comentar en tus publicaciones.

2) Mejoras la imagen de tu marca. Al trabajar con valores, sentimientos y con atributos más humanos, generas una empresa más cercana, más personal y haces que la percepción de tu marca mejore.

3) Creas vínculos fuertes con tus clientes. Al empatizar con tu público generas un lazo de confianza y fidelidad que hace que las personas se identifiquen contigo.

Desventajas del marketing emocional

Si bien no hay desventajas precisas o que se puedan enlistar, sí existen algunas recomendaciones que debes tener en cuenta.

Como mencionamos al principio, el marketing emocional se centra en crear un mensaje bidireccional, esto quiere decir que recibimos una retroalimentación de nuestro público. Es algo bueno ya que con sus comentarios podemos mejorar nuestras próximas campañas y maximizar nuestros resultados.

Pero, aquí la recomendación: las redes sociales es un ambiente que te puede llevar a lo más alto o sepultarte en lo más bajo y no existe un parámetro o guía para saber si vamos bien o mal.

Hoy en día los contenidos se viralizan por dos razones, es algo muy bueno o es algo que no les gustó y al trabajar con sentimientos esto se puede maximizar.

Es muy importante que te asegures que tu contenido realmente va a transmitir el mensaje que quieres y que te prepares para futuras crisis que puedan surgir.

Trabajar con emociones es muy fácil y bonito, sólo utilízalas de forma adecuada y alcanza todos tus objetivos.

Si te ha gustado este blog déjanos tus comentarios, será un placer leerte y conocer tus resultados. Recuerda que puedes seguirnos en nuestras redes sociales.

Creativos Prácticos, tu solución en marketing digital.

Texto realizado por Antonio Can, Julio 2020.

Leave a Reply

Your email address will not be published.